Ondas de choque

La terapia mediante ondas de choque es un tratamiento no invasivo y una de las terapias más efectivas para el tratamiento de patología localizada del sistema músculo-esquelético. En contraste con la litotricia, esta terapia no se usa para desintegrar los tejidos, sino para provocar efectos biológicos microscópicos en las células y el tejido que las rodea, que favorecen la regeneración de los mismos. Está especialmente indicada en patologías crónicas, donde los tratamientos de rehabilitación convencionales han fracasado. Llega a evitar la cirugía en muchos de los casos.

Efectos: Induce al propio cuerpo a regenerar los tejidos dañados.
Ventajas: Patologías crónicas.
Lesiones indicadas: Tendinitis con o sin calcificaciones (hombro, aquiles, rotuliana...), epicondilitis, fascitis plantar, espolón calcáneo.