Punción seca

La punción seca es una técnica para el tratamiento del dolor miofascial, específicamente en el tratamiento de los llamados Puntos Gatillo Miofasciales. Los PGM son puntos de máxima acortamiento de un músculo, y son los causantes de un dolor tanto en la zona como a distancia.

La técnica consiste en la punción de un músculo con una aguja, con el objetivo de estimular el receptor muscular, produciendo una relajación muscular de ese punto, que provoca una relajación general del músculo, y por lo tanto una disminución del dolor. Se denomina punción "seca" porque se utiliza una aguja estéril de acupuntura, sin inocularse ninguna sustancia.

Al ser una técnica local, con la que se llega de manera directa al PGM, se trata de una de las técnicas más efectivas en el tratamiento de las alteraciones musculares.

La práctica de la punción seca exige un conocimiento exhaustivo de la anatomía de la zona a tratar, no sólo del músculo en sí y de la localización del PGM en el mismo, sino también de las estructuras que lo rodean (nervios, arterias, capilares). Por ello el fisioterapeuta debe estar formado en la técnica de manera teórica y práctica, mediante cursos de postgrado.